Protección mediante gases frente a HI-FOG®

La elección de un sistema de agua nebulizada en lugar de un sistema de gas no requiere alteraciones especiales de la integridad de una habitación. Los beneficios del sistema de agua nebulizada HI-FOG® provienen principalmente de ser una protección contra incendios más segura, sencilla y fácil, por lo que podemos sinceramente y con orgullo decir: “No espere – actívelo”.

Mientras la protección con gas ha demostrado ser un método eficaz contra incendios, existen una serie de desventajas en el uso de este tipo de sistema. De hecho, si se comparan las características de eficacia y ahorro de HI-FOG®, la diferencia es notablemente evidente.

Los sistemas gaseosos imponen unas exigencias considerables en la construcción y mantenimiento de las instalaciones, además, pueden causar problemas de daños en las mismas y en los equipos. Los retos normalmente asociados con estos sistemas a menudo están relacionados con el hecho de que solo se analizan los costes de compra, mientras que se olvidan o ignoran otros costes de construcción y mantenimiento.

Con HI-FOG®: “No espere – actívelo”

Los sistemas de supresión por gas necesitan que el recinto donde se descargan sea estanco, para contener el agente extintor un tiempo suficiente y extinguir el incendio. Esto requiere el sellado de las paredes, suelos y techos, y asegurar antes de las descargas el cierre de las puertas y las aperturas de ventilación. Para asegurar la funcionalidad del sistema, como parte del proceso de aceptación del mismo, es necesario realizar una descarga completa o bien un test de estanqueidad del recinto (conocido también como “door fan test”). Nada de esto es necesario con HI-FOG® cuyas prestaciones han sido probadas en numerosos ensayos de fuego a escala real.  HI-FOG® se puede activar en cualquier momento sin esperas, aumentando así la seguridad de las instalaciones y el personal.

HI-FOG®: Ahorra tiempo, dinero y productividad

Además de los problemas logísticos, la protección mediante gas, especialmente cuando se compara con el sistema de protección de incendios mediante agua nebulizada HI-FOG®, puede resultar muy caro. Independientemente del tamaño del incendio, o si sencillamente se produce una activación falsa de la alarma, se descarga todo el gas contenido en el sistema. Cargar de nuevo el sistema pueda costar una gran cantidad de dinero, además, el tiempo de espera hasta que el sistema esté operativo de nuevo puede suponer un riesgo para la continuidad de los negocios. Contrariamente a esto, el sistema HI-FOG® homologado se puede reiniciar fácilmente a través del equipo de bombeo, permitiendo así que el sistema esté listo para realizar su función inmediatamente:  la protección contra incendios. Esto, por encima de todo, aumenta la seguridad contra incendios para nuestros clientes.